Anunciamos
la BUENA NUEVA desde LOS POBRES

Noticias

05-01-2021

Las hermanas de la Compañía Misionera hemos compartido nuestra experiencia del paso de Dios durante el tiempo de la pandemia.

Aquí tenemos algunos extractos:

Aceptación de la realidad, con convencimiento de nuestra pequeñez y fragilidad y la del mundo.

Que todos estamos conectados y que nos necesitamos.

Todo me invita a la Confianza… Me fio del Dios-Padre.

Desde la FE siento la llamada a la esperanza, a la confianza total en el Señor y también a la conversión personal en aspectos muy concretos.

Dios pasa por la vida de uno a través del otro, a través de una mirada, de su dolor, su voz suplicante, su silencio…

Nos sentimos más vulnerables y necesitadas de la ayuda de Dios.

El paso de Dios lo palpo, de manera especial, en mantenernos hasta ahora sanas… Sin duda Él nos protege.

Han surgido cosas positivas a nuestro alrededor: solidaridad, generosidad, creatividad, riesgo asumido por cuidar a otros y a sus familias, progreso de la ciencia…etc.

La pandemia nos ha hecho sentir más familia humana…

…es una oportunidad para generar un cambio social.

También para nosotras es una oportunidad para poner en práctica lo que dicen nuestros Doc. «dar prioridad al ser sobre el hacer”.

Saber relativizar muchas cosas que parecían indispensables.

“Quédate en casa”…nos ayudó dedicar más tiempo al cuidado de la propia interioridad.

El darnos cuenta de que una sociedad sin Dios no va a ninguna parte.

…nos ayuda a acercarnos más a Él y aprender a escucharle en todo lo que acontece.

DIOS ESTÁ EN TODO LUGAR Y NUNCA NOS ABANDONA.

Te gustó el artículo? Compártelo
Volver