Anunciamos
la BUENA NUEVA desde LOS POBRES

Noticias

05-01-2021

Nuestra hna. Patricia Blasco (cmscj) está viviendo este año su experiencia formando parte del Equipo Itinerante, intercongregacional e interinstitucional con la Red itinerante CLAR-REPAM . Relatamos aquí algo de lo que han podido vivir visitando y atendiendo comunidades indígenas afectadas por el Covid-19.

Cómo empieza la itinerancia este año…

En el mes de marzo el plan de trabajo del equipo itinerante era participar de la asamblea pastoral del Vicariato apostólico de San José del Amazona, dar asesoramiento y retiro y participar del FOSPA (Fórum social Pan amazónico) en Mocoa Colombia y acompañar en una itinerancia a los itinerantes del rio Putumayo y Napo (acuerdo tomado el año pasa en el 1er Encuentro de la red de equipos itinerantes de la REPAM-CLAR en Manaos). Nada de esto fue posible debido a la llegada de la pandemia, y con ella la cuarentena, inmovilidad en el país y la consecuente imposibilidad de salir al exterior. Esto nos llevo a reformular nuestra presencia y nuestra manera de vivir la itinerancia.

Primero, permanecimos de marzo a Julio en el recinto del vicariato en Iquitos, apoyando las campañas de ayuda humanitaria destinadas a las comunidades de los ríos Napo, Putumayo, Yavari y Amazonas. Este tiempo también me sirvió para realizar una itinerancia interior, reconociendo “que nuestros caminos no son lo caminos de Dios” (Cfr. Is. 55) y en la convivencia con los demás pude hacer una relectura del momento presente. Ha sido un periodo de gracia y paz, de una aceptación profunda del momento presente, amando las circunstancias y las personas con las que la VIDA me juntó.

Al centrarnos en la misión, incluso durante el tiempo de la Pandemia hemos buscado juntos como estar cerca de las comunidades y en itinerancia, con todos los límites que este tiempo conlleva: el distanciamiento, la cuarentena, la protección y el cuidado.

Fue así que el hospital de santa Clotilde del vicariato que es en convenio con el estado, iniciaba una brigada de salud en las comunidades más alejadas del río Napo y nos ofrecimos, que lo  acogieron con gusto. En Julio nos fuimos Oscar, Geni y yo al hospital de santa Clotilde de la cuenca del Napo para hacer la capacitación e iniciar la brigada en el puesto de salud de Santa  María de Tacsha Curaray. De los 6 miembros del equipo que llegamos a Iquitos, solo 3 nos quedamos por no tener residencia en Brasil. Como tampoco podíamos regresar a nuestra base en Puerto Maldonado (Iñapari), de común acuerdo nosotros 3 nos fuimos a la brigada, y el resto regreso al Brasil para participar del encuentro interinstitucional de la CLAR-REPAM.

Esta decisión, fue una opción de estar cerca del pueblo, solidarizarnos en la precariedad y aislamiento (por toda la falta de medios en estas aéreas, por nosotras conocidas) de esta manera, la salud ha sido nuestra puerta de entrada para la itinerancia y para nuestra permanencia cerca de las comunidades más alejadas. Un servicio a favor de las comunidades y para visibilizar las problemáticas que aquí se viven: la falta de internet, la carencia en el área de la salud y la educación, la defensa del territorio y vivir con lo esencial.

Tiempo de dilatar nuestra mirada…

Este tiempo de pandemia, el COVID nos ha llevado a ser sensible a dolernos de la realidad de la salud en el interior del país, en los pueblos originarios. Nos ha hecho ver nuestra vulnerabilidad y llegar donde nadie quiere ir. No solo los misioneros sino que hemos visto el abandono de estos lugares. El COVID nos ha hecho ver que necesitamos dilatar nuestra mirada para ver a las personas que viven en estos lugares, valorarlos, respetarlos en su territorio y en sus derechos conquistados. Pruebas de COVID para todos, equipos de protección para todos, medicinas para todos… Médicos que quieran venir y trabajar para cuidar la vida donde está más amenazada. El pueblo sufre esta desigualdad, y su preocupación mayor es su subsistencia. Hemos dedicado mucho tiempo y presencia en las grandes ciudades, pero es necesarios que veamos más lejos, para estos lugares más distantes.

Te gustó el artículo? Compártelo
Volver